Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Polaroid Snap: la revolución instantánea de las cámaras digitales

Quién nos iba a decir que en pleno siglo XXI, tras el histórico boom que vivió la industria fotográfica con la irrupción del formato digital, entre los productos más vendidos de Amazon durante las Navidades de 2016 (y de 2015… y sigan la cuenta atrás) se colarían varias cámaras instantáneas.

Polaroid Snap Touch

Quizás consecuencia del empache de decenas de megapíxeles y de miles de archivos JPEG acumulando polvo en el disco duro de nuestros ordenadores, cámaras como las Polaroid Snap o las Fujifilm Instax se han convertido en inesperadas protagonistas de un escaparate hasta entonces repleto de unos y ceros.

Demasiada tecnología punta y cada vez menos encanto, se quejarían algunos. Y lo cierto es que el mero hecho de poder tocar la foto hecha sigue fascinando a pequeños y grandes. Ver la imagen materializándose en un soporte que no sea una pantalla es todavía un espectáculo.

La apuesta renovada de las Polaroid Snap

Polaroid revolucionó el mercado fotográfico con su primera cámara instantánea allá por la mitad del siglo pasado. Tras declararse en bancarrota en 2001, la marca estadounidense cambió de manos y reformuló su estrategia con un variopinto y muy colorido catálogo de cámaras y demás productos de electrónica de consumo.

Pero sin duda el principal caballo de batalla de la mítica firma norteamericana está encarnado por las cámaras Polaroid Snap y Snap Touch.

Familia de cámaras Polaroid Snap

La primera de ellas protagonizó el resurgimiento de la marca en el terreno de la fotografía instantánea con una propuesta muy original en ese momento: la combinación de una cámara digital –dotada de un sensor de 10 megapíxeles- con un sistema de impresión integrado basado en la tecnología Zink. Sin tinta, sin tener que cambiar cartuchos. Un sistema limpio, duradero y cómodo de usar, que garantiza impresiones al instante –tras esperar varios segundos- en un papel especial.

Esa idea cobraría un nuevo impulso con la Snap Touch, una cámara instantánea que copia la filosofía de la Snap original, añadiéndole una pantalla táctil y comunicación vía Bluetooth con el móvil, convirtiendo esta cámara en una auténtica impresora de bolsillo.

Ahora las fotos no salen impresas en el momento de ser capturadas, como suele ser habitual con una cámara instantánea, sino que es el usuario quien elige qué tomas –y cuántas copias de cada una de ellas- desea imprimir mientras las revisa en la pantalla.

Polaroid Snap para Navidad

La Snap Touch ha abierto también las puertas a la inclusión de pegatinas, texto y dibujos que pueden hacerse sobre la foto con el dedo, aprovechando al máximo el potencial de la pantalla táctil en un producto que está pensado sobre todo para divertirse y que está orientado al público joven.

Las Polaroid Snap y Snap Touch tienen precios situados entre los 150 y los 200 euros. Ahora Polaroid lanzará la Pop, una cámara de prestaciones similares a la Snap Touch, pero capaz de realizar copias en papel más grandes. Como las antiguas Polaroid de toda la vida.

Polaroid Snap: la revolución instantánea de las cámaras digitales
4.5 (90%) 2 votes

Sé el Primero en Comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *